miércoles, 7 de agosto de 2013

Arroz Yamaní con estofado de gluten (Seitán)


Seguramente conoces y utilizas el arroz Yamaní. Si no lo haces, no te pierdas el privilegio de incorporarlo en tus comidas, porque realmente es sabroso, nutritivo y versátil.
El arroz integral Yamaní  es uno de los tipos de arroz menos refinados.  Aporta proteínas, hidratos de carbono, minerales como potasio, fósforo, calcio, hierro, magnesio. 
Su aporte de fibra lo convierte en un elemento imprescindible para la salud, especialmente a la hora de regular el funcionamiento intestinal, reducir los niveles de colesterol y prevenir el cáncer de colon.
Para la cocción de este tipo de arroz,  las proporciones que se utilizan son:  3 medidas de agua por cada medida de arroz yamaní. (Una taza de arroz alcanza para tres o cuatro porciones una vez que se cuece). Se lo debe cocinar a fuego mínimo hasta que el arroz esté bien cocido y el agua se evapore totalmente.
Personalmente, una vez que apago el fuego le agrego sal marina y aceite de oliva o aceite puro de girasol alto oleico. Se lo puede preparar de muchas maneras, en esta ocasión lo preparé sencillo, porque preparé un estofado para acompañarlo.

Ingredientes para el estofado de gluten

- 100 gramos de gluten cortado en tiras
(Para hacer el gluten en casa puedes fijarte en esta receta)
- 2 cebollas grandes
- 2 dientes de ajo
- 1 zanahoria grande
- 6 a 8 champiñones frescos
- 1/4 taza de arvejas frescas o congeladas
- 2 cucharadas de leche en polvo de soja o salsa de tomate (opcional)
- Orégano fresco o deshidratado
- Aceite de oliva extra virgen
- Sal marina a gusto.

Modo de preparación: Cortar y picar las cebollas y los ajos, la zanahoria en bastoncitos y los champignones en láminas. Rehogar primeramente las cebollas (lo hacemos sin aceite, apenas con un poco de sal), y las zanahorias. Luego incorporar el gluten en tiras, ir revolviendo (Colocarle las dos cucharadas de leche en polvo diluidas en 1/4 taza de agua, o si prefieres le puedes poner un poco de salsa natural de tomate)
Cuando veas que las zanahorias han comenzado a ablandarse, pero están todavía un poco firmes, agrega los champiñones. Luego sigue cocinando por unos poquitos minutos, hasta que los champignones queden tiernos, pero no pasados.
Agrégale las arvejas previamente cocinadas y una vez que apagas el fuego, añade a la preparación el perejil fresco y el aceite de oliva. 



Para servir el plato puedes hacer un colchón de arroz yamaní, colocarle por arriba el estofado de gluten y decorar con algunas hojitas de orégano, perejil o albahaca.


¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario