lunes, 1 de abril de 2013

Pastel de papa con acelga

 Te comparto una receta sencilla y muy sabrosa, hecha por mi madre.
En Argentina es muy común la receta del pastel de papa hecha con carne picada. (¡Pero no hay necesidad de matar una vaca para comer rico!) Esta preparación, con acelga, queda muy deliciosa y nutritiva. Desde ya que se puede sustituir la acelga por espinaca, porque hay países donde a esta hortaliza no se la consigue.


Ingredientes para el puré: 
(Para 5 personas)

6 papas grandes
200 gramos de champiñones frescos
1 diente de ajo
4 cucharadas de aceite de girasol alto oleico
Sal marina, cantidad suficiente
Jugo de medio limón

Ingredientes para el relleno:
1 atado de acelga
1 morrón (pimiento) rojo
250 gramos de aceitunas
2 cebollas grandes
5 dientes de ajo
2 cucharadasceite de girasol alto oleico
sal marina, cantidad suficiente
Levadura de cerveza en escamas o copos
orégano deshidratado

Modo de preparación 
Para el puré: Pelar las papas, cortarlas y ponerlas a hervir. Una vez hervidas pisarlas bien, formando el puré y agregarle la sal, el aceite y el jugo de limón. Por otro lado rehogar un diente de ajo junto a los champiñones frescos cortados en rodajas. Y luego agregar los champiñones al puré.
Para el relleno: Cocinar las acelgas y luego cortarlas a cuchillo, rústicamente. Rehogar la cebolla, morrón y ajo (nosotros lo hacemos sin aceite, apenas con un poquito de sal) y luego que está todo bien tierno colocarle la acelga cortada. Apagar el fuego y agregarle las aceitunas picadas, levadura de cerveza, el aceite de girasol y la sal marina.
Para formar el pastel: Elegir un fuente, preferentemente de vidrio. Colocar la mitad del puré y cubrir bien la fuente y sus bordes. Luego colocar el relleno. (como vemos en la primera foto)


 Luego cubrir el relleno con la otra mitad del puré que reservamos.


 Una vez formado el pastel lo podemos llevar al horno por unos pocos minutos y gratinar para que quede crocante la capa de arriba del puré. Pero... el que ven en la foto lo comimos sin llevarlo al horno. ¡Teníamos hambre luego de un largo viaje, y la cocina de mi madre estaba impregnada de un aroma delicioso!





Cuán rica es la comida sencilla, hecha con amor, y disfrutada en familia.
¡Buen apetito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario