sábado, 27 de abril de 2013

Empleada doméstica comete homicidio culposo


"En muchas familias encontramos personas dispépticas, y frecuentemente la razón de esto es un pan pobre.  La señora de la casa decide que ese pan no debe desecharse, y lo comen. ¿Es ésa la forma de proceder con ese pan pobre? ¿Lo pondréis en el estómago para ser convertido en sangre? ¿ Tiene el estómago la capacidad de convertir el pan agrio en pan dulce? ¿O el pan pesado en pan liviano? ¿O el pan mohoso en pan fresco?...

Más de una esposa y madre que no ha tenido la debida educación y a quien le falta la habilidad culinaria, está presentando diariamente a su familia alimentos mal preparados que en forma segura y constante están destruyendo los órganos digestivos, produciendo una calidad de sangre pobre, y frecuentemente trayendo ataques agudos de enfermedad inflamatoria y produciendo muerte prematura.  Muchos han hallado la muerte por comer pan pesado y agrio.  Me fue relatado un caso de una señorita que trabajaba como empleada en una casa y que preparó una cantidad de pan agrio y pesado.  Con el propósito de deshacerse de ese pan y esconder el problema, se lo echó a un par de cerdos de gran tamaño. A la mañana siguiente el hombre de la casa encontró a estos animales muertos, y al examinar el problema, encontró trozos de este pan pesado.  Hizo algunas averiguaciones, y la señorita reconoció lo que había hecho.  Ella no tenía ninguna idea del efecto que tendría tal pan sobre los cerdos.  Si el pan pesado y agrio mata a los cerdos, quienes pueden devorar víboras de cascabel, y casi cualquier cosa detestable, ¿qué efecto tendrá sobre ese órgano delicado que se llama el estómago humano?" (1)

¿Cómo debe ser el pan?

"El pan debe ser ligero y agradable, sin acidez.  Los panes deben ser pequeños, y tan bien cocidos que, en cuanto sea posible, los gérmenes de la levadura queden destruidos.  Cuando está caliente y recién cocido, el pan leudado, cualquiera que sea su calidad, no es de fácil digestión.  No debiera nunca figurar en la mesa.  No sucede lo mismo con el pan sin levadura.  Los panecillos de harina de trigo sin levadura recién cocidos en un horno muy caliente son saludables y sabrosos. . ." (2)

Fuente:
(1) Ellen White, Consejos sobre el régimen alimenticio, Casa Editora Sudamericana, pág. 378
(2) Ibíd, pág. 376 

No hay comentarios:

Publicar un comentario