lunes, 27 de agosto de 2012

Factores de riesgo para la arteriosclerosis

A lo largo de los años, todas las arterias del cuerpo, y especialmente las coronarias del corazón, se van endureciendo y estrechando. Frenar ese proceso, e incluso revertirlo, es posible, y vale bien la pena.

Evitando los factores de riesgo

Todos los factores de riesgo que favorecen el deterioro de las arterias pueden ser modificados o controlados, excepto uno: la herencia.

- Herencia: Existe una predisposición hereditaria a padecer arteriosclerosis. Conviene tener en cuenta los antecedentes familiares para valorar el riesgo personal.
- Colesterol: cuando su nivel se halla elevado, o no se ingieren suficientes antioxidantes, deteriora las pareces de las arterias permitiendo el acúmulo de grasas saturadas.
- Tabaco: No solo perjudica al fumador activo, sino también a los pasivos. Si hay fumadores en la familia, el riesgo de cardiopatía aumenta en un 20%, aunque no se fume.
- Hipertensión arterial: Deteriora las paredes de las arterias.
- Estrés: Provoca la liberación de hormonas como la adrenalina, que estrecha las paredes de las arterias.
- Alimentación rica en grasas saturadas, sal, azúcar y carne.
- Sobrepeso y vida sedentaria.
- Exceso de hierro de tipo "hem" (procedente de la carne): Actúa como pro-oxidante y se acumula en el organismo, sin que resulte fácil eliminar. En exceso, el hierro "hem" deteriora las arterias.

Fuente: Dr. Jorge Pamplona Roger, Guía práctica para el cuidado del cuerpo, Asociación Casa Editora Sudamericana, pág. 250.

No hay comentarios:

Publicar un comentario