lunes, 25 de junio de 2012

La renovación continua del cuerpo

El cuerpo se halla sometido a un proceso de renovación continua de su composición material y de las células que lo forman. A pesar de ellos, mantiene constante su organización y su identidad.


Renovación continua de la materia
Entre uno y tres litros de materia en forma de alimentos, agua y aire, entran cada día al cuerpo. Aproximadamente, la misma cantidad de materia sale cada día del cuerpo, principalmente con las heces y la orina.
Se estima que cada año, la mayor parte de los átomos que forman la materia de un cuerpo humano ha sido renovada. Durante ese tiempo, aunque la materia ha cambiado, el misterio de la vida hace que sigamos siendo los mismos.


Renovación continua de las células
A pesar de su apariencia relativamente constante, el cuerpo humano no es nada estático. Las células del cuerpo, sus unidades elementales de vida, también se hallan en continua renovación. Millones de ellas mueren cada minuto, ya sea por apoptosis (muerte celular programada) o por necrosis debida a una infección, a la falta de riego o a otra causa patológica.
Las células muertas por cualquiera que sea la causa, son reemplazadas automáticamente en un proceso de regeneración constante, ya sea en la piel, en los huesos, en la mucosa del estómago o en la sangre.
De entre todas las células del cuerpo, solamente las neuronas del cerebro permanecen constantes a lo largo de la vida. Por eso, para tener un cuerpo sano se debe cuidar ante todo el cerebro.


- El oxígeno y la glucosa son las dos necesidades básicas del cerebro. Sin estas dos sustancias, el cerebro simplemente no funciona.
- El alcohol, las drogas y ciertas plantas neurotóxicas (como el café) deterioran fácilmente el funcionamiento cerebral.
Además, las moléculas agresivas llamadas radicales libres deterioran las neuronas y causan enfermedades degenerativas como la de Alzheimer. Afortunadamente, es posible neutralizar los radicales libres mediante el uso de antioxidantes.
- La buena hidratación, el reposo regular, el ejercicio físico y el respirar aire puro, entre otros hábitos, favorecen el buen funcionamiento del cerebro.
- Los alimentos influyen decisivamente sobre el funcionamiento cerebral. Algunos alimentos y ciertas plantas tienen un efecto neuroprotector confirmado, y su uso regular mantiene las neuronas en buen estado.
- Para el buen funcionamiento, el cerebro necesita también cuidados psicológicos y atención espiritual. Todo ser humano necesita recibir y dar amor, y de esta forma aumenta el rendimiento del cerebro.
- Los estímulos físicos producidos por el calor, el frío, la presión, el agua y el sol sobre la piel del cuerpo, tienen un efecto curativo sobre el cerebro.


Fuente: Dr. Jorge Pamplona Roger, Guía práctica para el cuidado del cuerpo, Casa Editora Sudamericana, pág. 38


"Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón (mente): porque de él mana la vida." Prov. 4: 23.

3 comentarios:

  1. el cuerpo se renueva cada día, por allí leí que cada 10 años las celulas del cuerpo son otras que las que teniamos 10 años atras. es decir, eres otra persona :D

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartir, linda pagina, sigan adelante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ustedes también, por todo lo que hacen! Dios los bendiga, un fuerte abrazo!

      Eliminar