miércoles, 18 de abril de 2012

Elige lo mejor

Para tomar decisiones saludables y elegir lo que conviene beber, comer o hacer, muchas veces es necesario ejercer fuerza de voluntad en contra de lo que apetece.
Pero a medida que se practica la conducta saludable, la fuerza de voluntad se desarrolla como un músculo ejercitado. Entonces, elegir lo saludable ya no requiere esfuerzo, sino que surge espontáneamente.
Así, por ejemplo, muchos fumadores necesitan fuerza de voluntad para dejar de fumar. Pero una vez que lo han logrado, y que su apetito ha sido educado para no fumar, lo agradable y lo fácil pasa a ser el respirar aire limpio.


"Elige lo mejor. El hábito pronto lo volverá agradable y fácil". Pitágoras, S. V a.C.


La salud depende de la capacidad de elegir bien
Vivir es decidir. De forma activa o pasiva, continuamente estamos decidiendo algo, eligiendo una de las opciones disponibles. Aun pareciendo intrascendentes, las decisiones de la vida diaria repercuten ampliamente sobre la salud. La salud depende más de las decisiones que tomamos cada día en relación al estilo de vida, que de la herencia o del medio ambiente.
¿Me tomo un helado o un jugo de frutas? ¿Me quedo viendo la televisión o salgo a hacer ejercicio? ¿Me como una hamburguesa o una ensalada con semillas? ¿Fumo un cigarrillo o  respiro profundamente aire puro?


Vigila tus decisiones, porque se convertirán en actos. 
Vigila tus actos, porque se convertirán en hábitos.
 Vigila tus hábitos, porque ellos determinan tu salud y formarán tu carácter. Proverbio oriental


Fuente: Dr. Pamplona Roger, Guía Práctica para el Cuidado del Cuerpo, pág. 95

No hay comentarios:

Publicar un comentario