miércoles, 18 de abril de 2012

Elige lo mejor

Para tomar decisiones saludables y elegir lo que conviene beber, comer o hacer, muchas veces es necesario ejercer fuerza de voluntad en contra de lo que apetece.
Pero a medida que se practica la conducta saludable, la fuerza de voluntad se desarrolla como un músculo ejercitado. Entonces, elegir lo saludable ya no requiere esfuerzo, sino que surge espontáneamente.
Así, por ejemplo, muchos fumadores necesitan fuerza de voluntad para dejar de fumar. Pero una vez que lo han logrado, y que su apetito ha sido educado para no fumar, lo agradable y lo fácil pasa a ser el respirar aire limpio.


"Elige lo mejor. El hábito pronto lo volverá agradable y fácil". Pitágoras, S. V a.C.


La salud depende de la capacidad de elegir bien
Vivir es decidir. De forma activa o pasiva, continuamente estamos decidiendo algo, eligiendo una de las opciones disponibles. Aun pareciendo intrascendentes, las decisiones de la vida diaria repercuten ampliamente sobre la salud. La salud depende más de las decisiones que tomamos cada día en relación al estilo de vida, que de la herencia o del medio ambiente.
¿Me tomo un helado o un jugo de frutas? ¿Me quedo viendo la televisión o salgo a hacer ejercicio? ¿Me como una hamburguesa o una ensalada con semillas? ¿Fumo un cigarrillo o  respiro profundamente aire puro?


Vigila tus decisiones, porque se convertirán en actos. 
Vigila tus actos, porque se convertirán en hábitos.
 Vigila tus hábitos, porque ellos determinan tu salud y formarán tu carácter. Proverbio oriental


Fuente: Dr. Pamplona Roger, Guía Práctica para el Cuidado del Cuerpo, pág. 95

lunes, 9 de abril de 2012

Vegetales de hoja verde



Las frutas y vegetales son los componentes más importantes de la dieta humana. Todos lo sabemos. Sin embargo la gran mayoría de los habitantes no consumen la cantidad mínima recomendada de cinco porciones de furtas y vegetales al día.

Las frutas y vegetales constituyen la principal fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos en la dieta humana. Y de todas las frutas y vegetales, los vegetales de hoja verde son los que tienen la composición más adecuada para las necesidades nutritivas del ser humano. Los vegetales de hoja verde son súmamente altos en minerales como el calcio, el hierro, magnesio y potasio. También tienen cantidades importantes de vitaminas como la vitamina A (beta caroteno), vitamina C, vitamina E y el ácido fólico. Aparte de esto, son una fuente importante de antioxidantes y fitoquímicos, como también de fibra vegetal. De hecho, si comparamos porciones de cantidades equivalentes de calorías de vegetales de hoja verde y de carne de vacuno, los vegetales de hoja verde tienen más hierro, más calcio, como también otros minerales y vitaminas, incluso más proteínas que la carne.

Lamentablemente la mayoría de los humanos no consumimos cantidades suficientes de hojas verdes en nuestra dieta. Nuestros gustos se han degenerado debido a la gran cantidad de azúcar, grasa y sal de la dieta moderna, al punto que los vegetales, especialmente los de hoja verde, ya no nos gustan, incluso a veces los evitamos a toda costa.

¿Cómo consumirlos?


Deben estar preparados de la manera más sencilla y natural posible, es decir, crudos o ligeramente cocinados (al vapor), pero crudo es mejor. Esto no es fácil, pero se puede lograr consumiendo licuados verdes todos los días, como también bastantes ensaladas.

Popeye tenía razón. Los vegetales verdes sí nos hacen más fuertes y saludables.



jueves, 5 de abril de 2012

Milanesas de berenjena

Hoy quiero compartir una receta de milanesas de berenjena. Tienes dos opciones. Una fácil y rápida. Y otra manera de prepararlas un poco más elaboradas.


Milanesas de berenjena del modo fácil de hacer: Lavar bien las berenjenas. Cortarlas en forma longitudinal con aproximadamente un centímetro de grosor. Colocarles sal marina de los dos lados y dejarlas unos minutos para que larguen su jugo. Luego se las pasa por pan rallado y ese mismo jugo que han soltado hará que el pan se le quede pegado. Pintar una bandeja para horno con aceite y colocarlas para cocinarlas hasta que estén tiernas (es importante que no se cocinen demasiado, simplemente pincharlas con un tenedor hasta ver que están tiernas).


Milanesas de berenjena de un modo más elaborado:
Esta manera me encanta, porque uno puede colocarle un toque de sabor con diferentes hierbas.
Para sustituir el huevo en este preparado puedes leer el artículo que publiqué anteriormente: "Una manera de sustituir el huevo en los rebozados" (haz clic en el título para leerlo)


Empapar la berenjena en el sustituto del huevo.

Luego pasarla por pan rallado

Llevarlas al horno  en una bandeja levemente aceitada.
Hornearlas de los dos lados hasta que estén tiernas.

Se las puede acompañar con diferentes platos. En este caso las acompañamos con un puré de papas. A este puré de papas le pusimos jugo de limón, sal marina y un poco de aceite de girasol alto oleico.
¿Ya probaste el puré con limón? Es delicioso y acompañado con unas milanesas de berenjena queda muy rico. 
Para celíacos se puede sustituir el pan rallado por harina de mandioca (yuca).

¡Que disfrutes de unas ricas milanesas!