martes, 4 de octubre de 2011

Cazuela de Garbanzos


El garbanzo (Cicer arietinum) es una leguminosa de la familia de las fabáceas, de aproximadamente 5 cm de altura, con flores blancas que desarrollan una vaina en cuyo interior se encontrarán 2 ó 3 semillas como máximo.
Es redondeado, aplastado por los laterales y posee un pico formado por el relieve de la raicilla por lo que se suele decir que su aspecto global se asemeja al de una cabeza de carnero con los cuernos enrollados en los flancos, de donde deriva su nombre.
En griego la misma palabra significa ‘carnero’ y ‘garbanzo’.
Es rico en proteínas, almidón y en lípidos (más que las otras legumbres) sobre todo de ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol. Del mismo modo el garbanzo es un buen aporte de fibra y calorías.

Las vitaminas de los garbanzos son variadas, si bien las muy abundantes son las del grupo B.
Los folatos (ácido fólico o vitamina B9) son muy abundantes en los garbanzos, estos intervienen en el buen funcionamiento del sistema nervioso y también reducen el riesgo de infarto.
Los minerales de los garbanzos son también muy variados, destacando el hierro, que casi triplica el que tiene la carne, el fósforo, el potasio, el magnesio, el calcio y el cinc.
Por su alto contenido en fibras ayuda a aliviar el estreñimiento.
Contiene magnesio, con lo cual protege al organismo contra enfermedades cardiovasculares y el estrés, lo que se complementa por su propiedad de reducir el colesterol malo.
Es ideal para la embarazadas, por su riqueza en proteínas, hierro y otros minerales, también por sus folatos.
El porcentaje de calcio, hierro y magnesio es más que considerable; su porcentaje en ácidos grasos monoinsaturados —los ácidos que dificultan la formación de placas de ateromas en las arterias— es mayor que el de lentejas y alubias. Donde quizá más se aprecie su valor sea en los polisacáridos no digeribles que contienen y que tanto intervienen en la salud, protegiendo el aparato digestivo contra la diverticulitis, el estreñimiento crónico y, presumiblemente, contra el cáncer de colon y recto.Los garbanzos aportan hidratos de carbono complejos por lo que su absorción es lenta.Y producen una asimilación gradual de la glucosa. Esto evita el desequilibrio de los niveles de azúcar en la sangre y genera una energía constante, por lo que constituye un alimento ideal para los diabéticos.

Fuente: Alimentación sana


Cazuela de Garbanzos

Ingredientes:

2 tazas de garbanzos cocidos
1 cebolla grande
1 zanahoria
2 zapallitos zucchini
Tomillo fresco
Aceite de oliva extravirgen
Sal marina a gusto

Modo de preparación:

Para la cocción de los garbanzos: Colocarlos en remojo la noche anterior, y luego cocinarlos preferentemente en olla a presión (en 15 ó 20 minutos ya estarán tiernos)

Cortar la cebolla en cubos y ponerla a cocinar en una olla (sin aceite, sólo agregándole un poco de sal para que largue su jugo). Cortar la zanahoria en rodajas finas y agregarlas a la olla, una vez que empiecen a estar tiernas cortar los zucchinis y cocinar unos minutos más (buscar que no queden muy cocidos). Para finalizar agregar los garbanzos. Apagar el fuego y colocar el tomillo fresco. Si se desea un poquito más de sal marina y el aceite de oliva.


Listos para comer


¡Bon appétit!

1 comentario:

  1. Hoy hice ésta cazuela y salió riquísimaaa!!!

    ResponderEliminar