domingo, 30 de octubre de 2011

Rodajas Húngaras con sabor a pizza


Tal vez te interese esta receta hecha con la misma masa que utilizo para el pan de mijo. Es sabrosa y nutritiva e ideal para llevar a un picnic o para cualquier otra ocasión.
Ingredientes:

Para la masa

Puedes preparar la receta del pan de mijo (Haz clic aquí para ver esa receta)  o de cualquier otro pan que te guste. Otra opción de masa, es la del  pan 3 cereales con semillas que puedes encontrar en este blog.

Para el relleno: 

- 3 ó 4 tomates pelados y picados en cubos  
- 2 cebollas  peladas cortadas en cubos
- 200 gramos de tofu (queso de soja
- 100 gramos de aceitunas picadas
- albahaca fresca 
- tomillo 
- orégano
- sal marina a gusto 
Elaboración:

Una vez elaborada la masa para pan, puedes estirarla con la ayuda de 
un palo de amasar o palote.

Colocar los ingredientes para el relleno. 


Luego se enrolla la masa junto con todos los ingredientes.


Una vez enrollada se corta en rodajas de
aproximadamente 2 centímetros de espesor.


Aceitar levemente una bandeja, disponer las rodajas en ella y
dejarlas leudar en horno previamente entibiado.


Una vez que han leudado, cocinar a fuego mínimo hasta
verlas doradas.



Espero que disfrutes de la receta y que te sea de utilidad. Puedes colocarle otros rellenos como por ejemplo choclo, tofu y cebolla. También espinaca con tofu, ajo y levadura de cerveza en escamas. 
Como siempre digo... crea tu propia receta, practica hacer una receta  deliciosa y saludable. Y otro de los secretos, ya no tan secretos para este blog: ¡No te comas un pan recién horneado, espera a comerlo al otro día!


¡Que tengas un hermoso día! 

jueves, 27 de octubre de 2011

Pan con mijo


Quiero compartir una receta sencilla y deliciosa de pan con mijo. Si no sabes como utilizar este cereal te invito a que lo conozcas y veas otras comidas que puedes hacer con este tan preciado alimento.




Ingredientes para el pan con mijo

 - 2  vasos de mijo hervido
- 2  vasos de harina integral
- 1 vaso de harina de linaza
- 4 vasos de harina común
- 1 vaso de avena
- 2 cucharadas de gluten o almidón de mandioca 
- 2 cucharadas de sal marina
- 2 cucharadas azúcar Mascabo o miel de caña
- 10 g de levadura  instantánea natural
- 3 cucharadas de aceite de maíz extra virgen
- 3 vasos de agua tibia
- Algunas semillas de Lino, de Chía o de Sésamo para decorar el pan.


Modo de preparación:
Hervir el mijo y dejarlo enfriar (para 1 medida de mijo se necesitan 3 medidas de agua).
Luego mezclar en un recipiente el mijo hervido, la harina integral, la linaza, la avena, 3 vasos de harina común (1 reservarlo para preparar la esponja), las cucharadas de sal marina y el gluten o almidón de mandioca.
Por otro lado se prepara la esponja: Colocar en un recipiente las 3 tazas de agua tibia y agregar el azúcar Mascabo o la miel de caña, la levadura  y  el vaso de harina que no mezclamos a las demás harinas. Esperar unos minutos y la esponja comenzará a leudar.

Luego adicionar la esponja y el aceite a la mezcla de harinas, y amasar bien, formando una masa homogénea. Dejar leudar y luego volver a amasar para armar los panes de la forma deseada. (Si quieres puedes agregarles unas semillas para decorarlos)
Colocarlos en el horno, previamente calentado y dejar leudar nuevamente.
Cocinarlos a fuego mínimo (Aproximadamente 45 a 50 minutos) hasta que los panes estén bien cocidos.



Recuerda que a lo contrario de lo que se cree o se prefiere, no es bueno comer el pan recién salido del horno. Lo ideal es comer el pan al día siguiente de horneado. El pan confeccionado sin levadura es el único que no es perjudicial si se come recién salido del horno.
¡ Éxitos! Y recuerda que esta receta la puedes modificar a tu gusto y crear tu propio pan.


jueves, 20 de octubre de 2011

Pequeñas semillas, grandes beneficios: El Amaranto

El amaranto es una planta que pertenece a la familia de los amaranthacea y al género Amarhantus. Su nombre científico es Amaranthus Spp. El amaranto es una planta de cultivo anual que puede alcanzar de 0.5 a 3 metros de altura; posee hojas anchas y abundantes de color brillante, espigas y flores púrpuras, naranjas, rojas y doradas.

Históricamente, el origen de la planta de amaranto se ha ubicado en Centro y Norteamérica (México y Guatemala) y Sudamérica (Perú y Ecuador).
Junto con el maíz, el fríjol y la chía, el amaranto fue uno de los principales productos para la alimentación de las culturas precolombinas de América. Para los mayas, aztecas e incas el amaranto fue la principal fuente de proteínas y se consumía como verdura y grano reventado. Además estuvo asociado a los ritos religiosos.
Con la llegada de los españoles a América y durante la Conquista, el amaranto fue eliminado de la dieta indígena por razones religiosas y políticas. La cultura del cultivo y consumo del amaranto casi desaparecen, solamente en los lugares más apartados de la conquista española se mantuvo la producción de amaranto.

El amaranto es el producto de origen vegetal más completo, es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3; además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. Además, es uno de los alimentos con altísima presencia de aminoácidos como la lisina.
La cantidad de proteína de la semilla de Alegría es mayor que la de los cereales. Contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y de 60 a 80 por ciento más que el trigo
Por las propiedades nutritivas y los componentes del amaranto (proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra y grasas) es recomendado para prevenir y ayudar a curar afecciones como la osteoporosis, en diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, estreñimiento, es un alimento apto para celíacos, dieta para personas con autismo.
Se recomienda a pacientes con problemas bucodentomaxilares, geriátricos, desnutridos y oncológicos, en dietas hiperenergéticas; hipocolesterolemiante. Por su contenido energético también es beneficioso para pacientes con requerimientos calóricos elevados.


Fuente
Asociación Mexicana del Amaranto

Cocción del amaranto luego del lavado y un breve tostado, se adiciona doble cantidad de agua y se cocina durante 15 minutos a fuego lento. No debe agregarse sal durante la cocción. Pueden usarse en rellenos, budines, tartas, ensaladas, sopas, pizzas, croquetas, tortillas, etc. 


Zapallitos rellenos con amaranto

y choclo 

Ingredientes para la receta:

- 3/4 taza de amaranto hervido 
- 4 zapallitos de tronco
- 1 choclo (maíz tierno)
-1 cebolla grande
- Tomillo y albahaca
-2 cdas. de leche de soja en polvo (opcional)
-4 cdas. de levadura de cerveza en escamas
- Sal marina a gusto

Para la preparación:

Lavar bien los zapallitos y hervirlos al vapor (o con poca agua) por unos minutos. No se debe dejarlos hervir mucho, que estén apenas un poco tiernos. Cortarlos por la mitad  y ahuecarlos, usando una cuchara. (Picar esa pulpa y semillas que retiramos, para agregarlas al relleno)

Para el relleno: Cortar la cebolla en cubos y rehogarla (más saludable es hacerlo sin aceite, con un poco de sal, en su propio jugo). Luego agregar la pulpa y semillas de los zapallitos, el choclo desgranado, el tomillo y la albahaca.  Revolver y cocinar por unos 5 minutos. Apagar el fuego y agregar el amaranto hervido, las cucharadas de levadura de cerveza, la leche en polvo de soja (opcional) y la sal marina (a gusto). Revolver bien todos los ingredientes.
 
Para rellenar los zapallitos: Colocar los zapallitos ahuecados en una asadera aceitada y rellenarlos con la preparación que hemos hecho.


Llevarlos al horno, a fuego medio por unos 10 ó 15 minutos.



 ¡Y listos para comer!
Siempre es bueno ir consumiendo otros cereales y no quedarnos únicamente en el uso del trigo, maíz y arroz. Lo que tengamos al alcance es bueno conocerlo, probarlo e ir viendo la mejor manera de adaptarlo a nuestra mesa. ¿No te parece?
 ¡Te deseo todo lo mejor! :)

lunes, 17 de octubre de 2011

Asma y bronquitis asmática: Alimentación ideal


Más de 50 millones de personas sufren de asma; es la principal causa de enfermedades y deficiencia entre las edades de 2 a 17 años. “Es una de las principales causas de muertes infantiles, principalmente en los ambientes urbanos”

Causas Posibles

-Estilo de vida que baja las defensas orgánicas.
-Exagerada respuesta del organismo a sustancias nocivas cuando son inhaladas (tabaco, contaminantes del aire, polvo, polen, productos químicos, etc.)
-Reacción alérgica a la ingestión de sustancias comúnmente clasificadas como alergizantes (quesos, leche, productos fermentados- salsa de soja, panes, bebidas fermentadas-, algunos colorantes, productos con salicilatos- aspirina, vinagre, salsas listas para ensaladas., pescados  de cuero y frutos del mar).
-Estrés permanente o situaciones que sean estresantes para el paciente (golpes emocionales, época de exámenes, presiones sociales, etc.).

Alimentación perjudicial

-Alta ingestión de productos refinados, grasos, quesos y lácteos, dulces, bebidas gaseosas, galletitas rellenas y principalmente chocolates.
-Baja ingestión de frutas, verduras y hortalizas crudas.
-Baja ingestión de cereales integrales
-Horarios irregulares y perjudiciales para la fisiología orgánica (comer fuera de hora, no desayunar, cenar mucho).

Medidas sugerentes

-Hacer ejercicios físicos que recuperen la capacidad respiratoria y el bienestar fisiológico total. Esos ejercicios deben ser moderados al comienzo, pero crecientes y vigilados en la demanda producida por el organismo. Escoja deportes que incluyan ejercicios regulares en períodos breves (1 a 2 minutos intercalados con descanso). La natación no conpetitiva. "jugar en la piscina", el golf, el voley distendido, el ciclismo liviano, el béisbol se encuadran en esa especificación.
Sin embargo, es imprescindible la regularidad, el empeño y un blanco definido al practicar ejercicios, pues la recuperación del asma, así como la de la bronquitis asmática, depende también de eso.
-Baños de sauna y vapor con hojas o esencias de eucalipto.
-Permanecer en ambientes bien ventilados y limpios pero sin corrientes de aire que pasen por encima del cuerpo del paciente.
 -Tomar baños de sol (en los horarios de sol más suave).
-Hacer caminatas y actividades al aire libre.
-Practicar la respiración profunda. Respire profundamente durante 5 ó 6 veces seguidas. Repetir el proceso varias veces a lo largo del día.
-Beber mucha agua.
-Usar propóles, pero sin exagerar.
-Corregir la alimentación de modo inteligente, definitivo e inmutable.
- La alimentación debe ser rica en fibras, minerales y vitaminas, y pobre en alimentos grasos, estimulantes y cosas heladas.

Alimentación

-Frutas frescas: Todas pueden ser usadas, especialmente las que tienen bagazo y son fuente de vitamina C. Destacamos: ananá, mamón, mango, higo, naranja, mandarina, kiwi, acerola.

La naranja es capaz de neutralizar parcialmente los efectos de al histamina. Su uso abundante conviene en caso de asma o cualquier otra manifestación alérgica.

-Verduras y hortalizas: todas, con excepción de las que particularmente causen alergia al paciente en cuestión. Destacamos: zapallo, calabaza, zanahoria, ajo, berro, repollo, coliflor, espinaca, remolacha, pimiento rojo, nabo, rabanito, puerro y cebolla.

La cebolla, el puerro, el rabanito y el ajo son mucolíticos: ablandan la mucocidad favoreciendo su expulsión.

-Cereales: limitarse a los integrales, aunque deben ser usados con moderación.

-Oleaginosas: prefiera usar apenas las semillas de zapallo y las almendras.

-Aceites vegetales: usar moderadamente, dando énfasis al aceite de oliva extravirgen sin calentarlo. (Sugerencia: añadir al plato de comida listo un poco de aceite; calentar tajadas de pan y enseguida rociarlas con aceite en vez de manteca o margarina, etc.)

Evite los siguientes alimentos

- Estimulantes: Café, mate, té negro, las bebidas a base de cola, guaraná en polvo, chocolate.
-Carnes en general.
-Embutidos y frutos del mar: evitar todos.
-Caldos de carne.
-Grasas y productos ricos en grasas (manteca, margarina, grasa de cerdo, tocino, frituras y platos que usen esos productos).
-Quesos, especialmente los curados.
-Lácteos en general.
-Huevos, especialmente la yema.
-Sal en exceso. Colocar poca sal en la comida y evitar los alimentos curados en sal. El sodio retiene los líquidos y dificulta el proceso de lucha del organismo contra la crisis.
-Levaduras, inclusive los panes y las bebidas que las usan.
-Bebidas alcohólicas en general.
-Jalea real.
-Maníes, nueces y coco.
-Aditivos en general, pero especialmente el glutamato monosódico, los nitritos y nitratos, los sulfitos y los colorantes.


Fuente: Nutricionista Eunice Leme de Vidal, "El placer de comer bien", Asociación Casa Editora Sudamericana, pág.59 y 60.


Si padeces de asma, tal vez puede pasarte que al ver la lista de alimentos que tienes que evitar te asuste. Ánimo, hay muchísimas cosas deliciosas para comer. En este blog  puedes encontrar muchas recetas e ideas que te pueden ayudar. ¡Éxitos!

domingo, 16 de octubre de 2011

Cáncer y proteína animal



En un estudio hecho con ratas, el Dr. T Colin Campbell, de la Universidad de Cornell, preparó dos grupos. A ambos les administró un conocido cancerígeno llamado aflatoxina. Luego, les dio una dieta compuesta por 20% proteína a uno y 5% proteína al otro. El que consumió 20% de proteína desarrolló inicios de cáncer (foci) mientras que el grupo de 5% proteína no desarrolló nada. Lo impresionante es que cuando al grupo de 5% se le aumentó la proteína, ahí sí desarrolló cáncer. ¡Luego, se le redujo la proteína y el cáncer desapareció! El Dr. Campbell señala que podía prender y apagar el cáncer “como un bombillo” de acuerdo a la cantidad de proteína que les administraba. El estudio concluyó con lo siguiente: entre más alto el porcentaje de proteína en la alimentación, más posibilidades de iniciación de un cáncer.

¿Pero qué tipo de proteína usó el Dr. Campbell en sus experimentos? “Para todos los experimentos, estábamos usando caseína, que compone el 87% de la proteína en la leche de vaca. 

Así que la siguiente pregunta lógica sería si la proteína vegetal, probada de la misma forma, tiene el mismo efecto de promoción del cáncer que la caseína. La respuesta es un impresionante NO. ...la proteína vegetal no promovió el crecimiento de cáncer, aún a niveles superiores de consumo.”(2)
Cada hora se diagnostica un costarricense con cáncer. Porcentaje estimado de cáncer debido a distintos factores:dieta: 35% a 60%, tabaco: 30%, contaminación de aire y agua: 5%, alcohol: 3%, radiación: 3%, medicamentos: 2%
La promoción de la proteína animal en los medios es impresionante. Seminarios de la empresa privada para ver cómo los costarricenses pueden consumir más proteína animal, tarjetas de crédito pidiendo que “agrande su combo”, preocupación por reducción baja en el consumo de cerdo, y guías para TV cargadas de anuncios de proteína animal son ejemplos del bombardeo que sufre el costarricense para hacerlo consumir más carnes, huevos y lácteos, es decir proteína animal. Agregado a factores culturales, nuestras tradiciones y el hecho que “nuestros padres y abuelos lo hicieron” hacen más difícil al costarricense irse por el sendero correcto. “La carne te hace más fuerte”, “el hombre debe comer carne”, “tiene plata, come carne todos los días”, y recomendaciones profesionales como “debemos comer un poco de carne, ojalá un corte magro”, y empresariales como “consúmalo con toda confianza...” , no ayudan en nada a alejarnos del peligro del cáncer. Aproximadamente 80% de los cánceres son debidos a factores que han sido identificados y que pueden potencialmente ser controlados, de acuerdo con el National Cancer Institute (3).
Algunos cambios en la alimentación tienen efecto preventivo para muchos tipos de cáncer. Aumentar la ingesta de vegetales y frutas fortalece el sistema inmunológico y ayuda a expulsar células de cáncer. Para ayudar a prevenir el cáncer, también es recomendado evitar las carnes, productos lácteos y frituras (4). Preferir legumbres, granos, vegetales y frutas ricas en fibra ayuda a mantener muchos tipos de cáncer alejados, ya que las plantas contienen una variedad de sustancias que protegen contra el cáncer (llamados fitoquímicos).
Todo esto apunta a que la preferencia por una alimentación vegetariana puede ayudar a prevenir el cáncer así como a mejorar el índice de supervivencia.

(1) National Cancer Institute. Cancer Rates and Risks. Washington D.C.: 1985. Doll, R, Peto R. The causes of cancer: quantitative estimates of avoidable risks of cancer in the United States today. J Natl Cancer Inst. 1981; 55:1191-308.
(2) Campbell, T. Colin. 
The China Study. Enero 2005, Benbella Books, pg 51-67.
(3) The Cancer Project. 
Healthy Eating for Life, Food Choices for Cancer Prevention and Survival, pg. 1.
(4) Idem

viernes, 14 de octubre de 2011

Dios no prohíbe en forma arbitraria (Leyes de Salud)



A continuación colocamos un comentario sobre Levítico 11 (Libro del Antiguo Testamento de las Sagradas Escrituras).


"Las leyes divinas sobre la alimentación no son, como algunos lo suponen, simplemente negativas y prohibitorias.  Dios desea que el hombre disponga de lo mejor de todas las cosas, "lo mejor del trigo" (Sal. 81: 16; 147: 14).  Aquel que creó todas las cosas sabe lo que más conviene a sus criaturas y, de acuerdo con su sabiduría, da consejos y recomendaciones.  "No quitará el bien a los que andan en integridad" (Sal. 84: 11).  Lo que Dios prohibe no lo prohibe en forma arbitraria, sino para el bien del hombre.  Los hombres pueden menospreciar el consejo divino, pero la experiencia  y los resultados finales siempre demuestran la sabiduría celestial.


"Dios le dio al hombre un maravilloso cuerpo con posibilidades casi ilimitadas, pero que también consta de muchos órganos delicados, que deben ser cuidadosamente protegidos del abuso si es que han de funcionar bien.  Dentro del cuerpo mismo Dios ha dispuesto lo necesario para el cuidado y la mantención de sus diversos órganos, y aun para su renovación, si se siguen las instrucciones dadas por él.  En muchos casos es posible comenzar un proceso de rehabilitación aun años después de haber abusado del cuerpo.  Los poderes recuperativos de la naturaleza son maravillosos.  En el momento mismo de sufrir una herida, las fuerzas vitales del cuerpo inmediatamente comienzan a reparar el daño hecho.  Los médicos pueden ayudar y hacer un gran bien, pero no tienen poder sanador.  En muchos casos lo único que pueden hacer es dejar que Dios obre.


"Algunos insisten en que Dios se interesa más por el alma del hombre que por su cuerpo; que los valores espirituales son superiores a los físicos.  Esto es cierto, pero debe recordarse que el cuerpo y el alma están íntimamente interrelacionados, que el uno afecta poderosamente al otro, y que no siempre es fácil decir dónde comienza uno y termina el otro.  Aunque concordamos en que el hombre espiritual es de suprema importancia, no creemos que por eso deba descuidarse el cuerpo.  Tal era la filosofía de ciertos "santos" medievales que se mortificaban el cuerpo para beneficio del alma; pero ése no era el plan de Dios.  Unió el cuerpo con el alma para que se beneficiaran mutuamente.


"La declaración "porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él" (Prov. 23: 7) toca uno de los problemas fundamentales de la vida.  El hombre es lo que piensa. ¿Es un proceso físico el pensamiento? ¿Pueden existir los pensamientos independientemente de algún tipo de mecanismo que sea capaz de pensar?  Sea lo que fuere el pensamiento, de todos modos determina la conducta.  Si una persona piensa en forma correcta, es probable que su conducta sea correcta.  Si la mente se ocupa en lo malo, las acciones serán malas.


"¿Tiene el cuerpo alguna influencia sobre el pensamiento del hombre?  Por cierto que sí.  Todos saben que ingerir bebidas embriagantes afecta tanto el pensamiento como las acciones.  El alcohol desbarata el juicio del hombre y tiende a hacerlo irresponsable.  Su mente no funciona como cuando está sobrio; sus facultades no operan normalmente; todas sus reacciones se retardan.  Si maneja un automóvil, se convierte en un peligro para otros y en un homicida en potencia (ver com. cap. 10: 9).


"La mayoría de los hombres admiten que la bebida tiene malos efectos. ¿Pueden tener efectos similares los hábitos erróneos de alimentación?  Sí, aunque quizás no sean tan notables como los del alcohol.  El alimento afecta la conducta y el pensamiento del hombre.  Más de un muchacho ha recibido una paliza porque las tostadas del padre se habían quemado, o porque el café estaba chirle o frío.  Más de un divorcio ha tenido su origen en el departamento culinario de la casa.  Los vendedores no esperan concretar buenas ventas frente a clientes dispépticos.  El abogado astuto sabe que hay un momento adecuado para acercarse a un juez venal en busca de una consideración favorable; y los diplomáticos y estadistas conocen el valor de un banquete opíparo.  Si se combinan en forma hábil el vino y los alimentos, se puede llegar a acuerdos que nunca se firmarían si los contratantes hubieran estado en pleno uso de sus facultades normales.  Tales acuerdos han sido la maldición del mundo por generaciones.


"¿Afecta a la mente el alimento? ¿Afectan el espíritu la comida y la bebida?  Por supuesto.  Una perspectiva agria de la vida a menudo nace de un estómago ácido.  El comer bien no necesariamente producirá un genio agradable; pero comer mal entorpece el vivir a la altura de la norma fijada por Dios.


"Las leyes divinas que rigen la alimentación no son pronunciamientos arbitrarios que privan al hombre del gozo de comer.  Son más bien leyes sensatas y justas que el hombre hará bien en acatar si desea mantener la salud, o tal vez recobrarla.  Por regla general se encontrará que el alimento que Dios aprueba es el mismo que los hombres han descubierto que es el mejor, y que el desacuerdo no proviene de lo que se aprueba, sino de lo que se prohíbe.


"Estos estatutos alimentarlos fueron dados al Israel de antaño y se adaptaban a sus circunstancias.  La mayoría de los judíos aún los respeta, y estas leyes han servido bien durante más de 3.000 años.  La condición física de los judíos da testimonio de que estas reglas no son obsoletas ni han perdido su vigencia, si es que entendemos que su propósito es el de producir un pueblo notablemente libre de muchas de las enfermedades que azotan a los hombres hoy.  A pesar de las persecuciones y las penalidades sufridas por los judíos, mayores que las experimentadas por cualquier otra nación sobre la faz de la tierra, y por períodos más largos, en general los judíos son una raza vigorosa.  Al menos en parte, este hecho se explica por su obediencia a las leyes sobre alimentación presentadas por Dios en Lev. 11."


Fuente: Comentario Bíblico Adventista, Casa Editora Sudamericana,Tomo1, páginas 769 y 760


miércoles, 12 de octubre de 2011

Cómo preparar un menú saludable, sencillo y natural

1. Recomendamos que planifique el menú con anticipación (por lo menos con 1 día), para que tenga tiempo para hacer las compras, preparar los alimentos, etc. Sin embargo, es mucho mejor tener un menú semanal para evitar repeticiones muy seguidas.
2. Varíe los alimentos de un día al otro o, incluso, de una comida a otra. pero no sierva muchas opciones en la misma comida, a no ser que haya personas invitadas cuyos gustos usted no conozca. En ese caso le aconsejamos servir varias opciones.
3. Prefiera los alimentos de estación y de la región.
4. Al confeccionar el menú, tenga en cuenta los principios saludables pero no sacrifique la belleza y el sabor de los alimentos. Estos deben ser atractivos y poseer un agradable sabor.
5.  Adopte la regla REC.


Regla REC
(Reguladores, Energéticos, Constructores)

Para que pueda escoger correctamente los alimentos para cada comida, teniendo como base su composición nutricional, vamos a dividirlos en tres grupos. Observe con atención dónde encaja cada uno de los alimentos, y tome nota del número de tipos que usted debe usar en cada comida.

Reguladores

Este grupo de alimentos provee los nutrientes que regulan el funcionamiento de los distintos procesos orgánicos. Esos nutrientes son: vitaminas, minerales, celulosa y agua. Alimentos reguladores son:
- Verduras: lechuga, acelga, berro, repollo, achicoria. etc.
- Frutas: manzana, banana, palta, pera, caqui, sandía, etc.
- Hortalizas: calabacita, zanahoria, tomate, chauchas, zapallo, berenjena, remolacha, etc.
Observaciones: Prefiera servir porciones crudas. Comience la comida con alimentos crudos. Úselos en abundancia. Varíelos bastante de un día al otro.
Incluya de 1 a 3 tipos de alimentos de este grupo en cada comida.
Evite mezclar frutas y verduras en una misma comida.

Energéticos

Los nutrientes de este tipo proveen calorías para el gasto diario del organismo. Esos alimentos son:
- Cereales en grano: arroz integral, trigo en grano, cebada en grano, maíz, trigo partido, maíz seco partido, harina de maíz, etc.
- Harina de raíces: harina de mandioca, fécula de mandioca, maicena, almidón.
- Miel de abeja, miel de caña, azúcar morena, etc.
- Panes, masas, tortas y galletitas.
- Raíces feculentas: papas, batatas, mandioca, etc.
- Aceites
- Oleaginosas: nueces, almendras, castañas, aceitunas.
Observaciones: Evite cantidades excesivas. Mastique bien. Evite mezclar más de 2 tipos  (para algunos, apenas 1 tipo) por vez.
Incluya de 1 a 2 de este grupo en cada comida.

Constructores

Los nutrientes que ejercen esta función son las proteínas, que son las responsables de la reposición de los tejidos damnificados, y de la formación de las hormonas y las enzimas. Este grupo está constituido por los siguientes alimentos:
- Oleaginosas en general (nueces, almendras, maníes, sésamo, etc.)
- Soja y toda clase de porotos.
- Germen de trigo y levadura de cerveza.
- Carnes vegetales
- Semillas en general (de zapallo, girasol, sésamo, lino)
Y para los que siguen una dieta ovolactovegetariana también se encuentran dentro de este grupo:
- Huevos, yogur, ricota o cuajada, etc.
Observaciones:Evite usar cantidades excesivas. Mastique bien.
Incluya de 1 a 2 tipos de este grupo en el desayuno y en el almuerzo.

Los cereales integrales también contribuyen a satisfacer las necesidades proteicas del individuo, especialmente cuando se los combina con uno de los alimentos del grupo constructor mencionado arriba.

Para la cena use cereales integrales y frutas. Puede omitir los representantes del grupo constructor. Pero, en caso de que quiera usarlos, evite los más concentrados y grasos.

Fuente: Nutricionista Eunice Leme de Vidal, "El placer de comer bien", Casa Editora Sudamericana, pág.19.

martes, 11 de octubre de 2011

Consumo de queso y el riesgo de cáncer

En una investigación hecha por un grupo de profesionales Franceses de la Salud, se comparo 1,010 casos de cáncer en los senos con 1,950 personas con tumores no malignos. Ellos descubrieron que el riesgo del cáncer en los senos esta directamente relacionado con la frecuencia en que la gente come queso y la cantidad de grasa que consume en la leche (Se usaron la leche y el queso en el estudio).
Existe un 20% de riesgo al cáncer del seno en aquellos que consumen menos queso comparado con lo que nunca consumen el queso. El que consume el queso diariamente tiene un 50% de riesgo comparado con los que no lo consumen. "AFLATOXINAS" = CARCINÓGENO: La aflatoxina es un conocido carcinógeno (sustancia química) que contienen los quesos y otros productos alimenticios al volverse mohosos. Aunque no esté mohoso el alimento, esta sustancia esta presente sin desarrollarse plenamente. Esta es la causa principal de cáncer en el hígado, páncreas, huesos y otros tumores según se investigó en la Institución Nacional del Cáncer de los Estados Unidos. En el experimento se confirmó que estos quesos son empaquetados y guardados por mucho tiempo en lugares húmedos (refrigerador) y espontáneamente desarrollan aflatoxinas (carcinógeno), aunque tengan la fecha de vencimiento al día.
"AMINAS" = AMINO-ACIDOS BIOGENICA: Cuando el queso ya esta preparado, la proteína de las enzimas digestivas se divide y esta resulta en aminoácidos libres. Entonces, las enzimas remueven parte del ácido de los aminoácidos dejando una bacteria biogenética llamada "amina". Esta bacteria es llamada bio-genética porque afecta el proceso de la vida. Si es "psychoactive", tiene influencia negativa en el proceso mental de la persona. Si es "vasoactive", afecta los vasos capilares de la sangre causando problemas en la piel (alergias) y también es causa de la presión alta. El queso no es esencial para nuestra dieta. Considerando los efectos serios con los que este gustoso y peligroso alimento afecta la salud, se lanza el desafío a los que quieren evitar problemas de salud a remover este producto de su dieta. Para los que aman el queso hay otras alternativas. Eduquemos pues, nuestro gusto y así disfrutaremos de la clase de queso saludable que nos da grandes beneficios.


The Journal of Health and Healing, Vol. 17, No. 3, Problems with Cheese, by David J. Derose, M.D., M.P.H. and Winston J. Graig, Ph.D., R.D., páginas 28-30


martes, 4 de octubre de 2011

Cazuela de Garbanzos


El garbanzo (Cicer arietinum) es una leguminosa de la familia de las fabáceas, de aproximadamente 5 cm de altura, con flores blancas que desarrollan una vaina en cuyo interior se encontrarán 2 ó 3 semillas como máximo.
Es redondeado, aplastado por los laterales y posee un pico formado por el relieve de la raicilla por lo que se suele decir que su aspecto global se asemeja al de una cabeza de carnero con los cuernos enrollados en los flancos, de donde deriva su nombre.
En griego la misma palabra significa ‘carnero’ y ‘garbanzo’.
Es rico en proteínas, almidón y en lípidos (más que las otras legumbres) sobre todo de ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol. Del mismo modo el garbanzo es un buen aporte de fibra y calorías.

Las vitaminas de los garbanzos son variadas, si bien las muy abundantes son las del grupo B.
Los folatos (ácido fólico o vitamina B9) son muy abundantes en los garbanzos, estos intervienen en el buen funcionamiento del sistema nervioso y también reducen el riesgo de infarto.
Los minerales de los garbanzos son también muy variados, destacando el hierro, que casi triplica el que tiene la carne, el fósforo, el potasio, el magnesio, el calcio y el cinc.
Por su alto contenido en fibras ayuda a aliviar el estreñimiento.
Contiene magnesio, con lo cual protege al organismo contra enfermedades cardiovasculares y el estrés, lo que se complementa por su propiedad de reducir el colesterol malo.
Es ideal para la embarazadas, por su riqueza en proteínas, hierro y otros minerales, también por sus folatos.
El porcentaje de calcio, hierro y magnesio es más que considerable; su porcentaje en ácidos grasos monoinsaturados —los ácidos que dificultan la formación de placas de ateromas en las arterias— es mayor que el de lentejas y alubias. Donde quizá más se aprecie su valor sea en los polisacáridos no digeribles que contienen y que tanto intervienen en la salud, protegiendo el aparato digestivo contra la diverticulitis, el estreñimiento crónico y, presumiblemente, contra el cáncer de colon y recto.Los garbanzos aportan hidratos de carbono complejos por lo que su absorción es lenta.Y producen una asimilación gradual de la glucosa. Esto evita el desequilibrio de los niveles de azúcar en la sangre y genera una energía constante, por lo que constituye un alimento ideal para los diabéticos.

Fuente: Alimentación sana


Cazuela de Garbanzos

Ingredientes:

2 tazas de garbanzos cocidos
1 cebolla grande
1 zanahoria
2 zapallitos zucchini
Tomillo fresco
Aceite de oliva extravirgen
Sal marina a gusto

Modo de preparación:

Para la cocción de los garbanzos: Colocarlos en remojo la noche anterior, y luego cocinarlos preferentemente en olla a presión (en 15 ó 20 minutos ya estarán tiernos)

Cortar la cebolla en cubos y ponerla a cocinar en una olla (sin aceite, sólo agregándole un poco de sal para que largue su jugo). Cortar la zanahoria en rodajas finas y agregarlas a la olla, una vez que empiecen a estar tiernas cortar los zucchinis y cocinar unos minutos más (buscar que no queden muy cocidos). Para finalizar agregar los garbanzos. Apagar el fuego y colocar el tomillo fresco. Si se desea un poquito más de sal marina y el aceite de oliva.


Listos para comer


¡Bon appétit!