jueves, 15 de septiembre de 2011

Intestino perezoso (constipación, estreñimiento)

Nuestra vida moderna es altamente provocadora de los más variados problemas intestinales. Gases, intestino perezoso, colitis y hemorroides afectan a cerca de la mitad de la población. Los principales factores que contribuyen a este cuadro forman parte de los tan comentados "errores en el estilo de vida". Como la Dra. Agatha Thrash, del Yuchi Pines Institute, de los Estados Unidos: "haciendo cambios en nuestros hábitos alimentarios y en nuestro estilo de vida, podemos evitar, y/o curar, las enfermedades intestinales".


Causas Posibles


La revista Nutrition Science News, de abril de 1997, publicó un interesante artículo sobre nutrición. El artículo destaca que los genes humanos no se adaptan a las modernas dietas altamente elaboradas de nuestros días. En ese artículo se hace una interesante revisión de las características cualitativas de la alimentación de los pueblos primitivos.
En la alimentación de los grupos primitivos entran decenas de frutas y vegetales, lo que proporciona cerca de 100 gramos de fibras dietéticas por día. Las recomendaciones actuales oscilan entre 20 y 30 gramos de fibras por día, pero conforme muestra el estudio realizado por Gladys Block (Universidad de California), apenas 9% de la población norteamericana alcanza esa ingesta recomendada. La publicación comenta que, en los últimos 40 años, los hábitos alimentarios, particularmente los de las poblaciones occidentalizadas, sufrieron profundas modificaciones, pero los aspectos genéticos de las poblaciones de las sociedades modernas continúan siendo similares a las de los pueblos primitivos. La dieta de ellos se caracterizaba por la riqueza en hortalizas, frutas y vegetales mientras que la de nuestra sociedad es rica en proteína y grasas de origen animal (y productos refinados). Tal modificación nos da base para correlacionar el gran número de enfermedades metabólicas y del aparato digestivo con la ausencia de fibras.
Otras causas:
- "Negarle" atención al intestino cuando él lo pide, incluso cuando hay tiempo para hacerlo.
- Tomar poco agua.
- Falta de horarios regulares para evacuar.
- Vida sedentaria.
- Ingestión acentuada de azúcares y dulces
- Uso de alimentos constipantes: quesos, cereales refinados y productos hechos con los tales, féculas, maicena, pan blanco, bizcochos y galletitas refinadas, gelatina, manzana sin cáscara, banana, guayaba.


Medidas sugerentes


- Beba mucha agua fuera de las comidas (hasta que la orina salga clara).
- Atienda el intestino tan pronto como él lo pida, aunque sea un aviso pequeño.
- Cree hábito, escogiendo un horario para entrenar el intestino. Es benéfico aprovecharse del reflejo gastrocólico que conduce la comida ingerida en dirección al final del intestino. Ese mismo reflejo puede "conducir" las heces hacia afuera. Por tanto, los mejores horarios son los que siguen a las comidas.
- Evite los alimentos constipantes: cereales refinados y sus productos, café, mate, té negro, quesos, carnes, manzana sin cáscara, etc.


Alimentos especialmente laxantes


- Salvado de trigo (usar en papillas, sopas, panes caseros, etc., hasta 1 cucharada por día, dividiéndola en 2 ó 3 comidas. (tomar mayor cantidad de agua al adoptar esta práctica)
- Ciruelas negras (dejarlas en remojo durante la noche anterior; usar de mañana el agua y la pulpa de las ciruelas).
- Semillas de mamón o papaya (puede masticarlas o no; puede añadirla a los licuados poniendo una cucharadita junto con las frutas).
- Semillas de lino. Deje 1 cucharada de lino en remojo en 1 vaso de agua durante al noche. A la mañana, en ayunas, tome ese líquido colado. Las semillas pueden usarse molidas como parte de la comida.
- Agua de hojas de sen: 1 cucharadita por taza de agua (dejar de remojo, no hervir).
- Aceite de oliva extravirgen puro (escoja uno de buen origen): tomar una cucharada en ayunas.


Prefiera los siguientes alimentos:


- Mucha agua fuera de las comidas
- Frutas: mamón o papaya, higo, frutilla, durazno, uva, sandía, mora, naranja, mandarina, mango, ananá, palta o aguacate, níspero, nectarina.
-Verduras: usar las de hojas más gruesas (coliflor, brócoli, acelga, rúcula, radicheta, escarola, berro, lechuga romana y americana).
- Hortalizas: nabo, rábano, zapallo, zanahoria cruda (la cocinada tiende a constipar), chaucha, berenjena, pepino, remolacha, etc.
- Cereales: avena, centeno, trigo, maíz, cebada y los platos hechos con ellos.
- Legumbres: porotos, garbanzos, lentejas, habas.
- Oleaginosas: Nuez, maní, almendra, castaña, pecana.
- Semillas: de zapallo, girasol y sésamo.


Fuente: Eunice Leme de Vidal, "El placer de comer bien", Casa Editora Sudamericana, pág. 107 y 108.

6 comentarios:

  1. muy buenos consejos, algun ejercicio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena caminata diaria o también un paseo diario en bicicleta. Éxitos!

      Eliminar
  2. estoy con constipaciones desde octubre, antes de esto estuve comiendo mucha pizzas caceras muchos días, ahora estoy con laxantes y comiendo vegetales para poder ir de cuerpo sino no puedo y llendo al gastrointelologo algún consejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis, sigue todos los consejos útiles que encontraste en este post y siempre es aconsejable consultar con un profesional de confianza. Un abrazo.

      Eliminar
  3. esta muy bien pro y que hago cn los alimentos como el brocoli que me produce muchos gases. que tes puedo tomar o infuciones'''

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica. No mezcles muchos alimentos en una misma comida, mastica bien los alimentos... Y una de las infusiones que te puede ayudar es la manzanilla con anís. Un abrazo.

      Eliminar