miércoles, 31 de agosto de 2011

Pan con zanahoria y miel


Hay algo que me gusta mucho del arte culinario, y es precisamente ese aspecto recreativo que permite el poder jugar e inventar texturas, presentaciones y sabores. Teniendo siempre como objetivos no sólo el sabor sino también la salud.  He aquí la receta de un pan con zanahoria y miel que me encantó. Espero que puedas disfrutarla también!


Ingredientes:

  • 2 vasos (de 250 cm3) harina integral
  • 5 vasos de harina común
  • 1 vaso de salvado de trigo
  • 1 vaso de harina de cebada
  • 1 vaso de avena 
  • 1 vaso de germen de trigo
  • 2 cucharadas de harina de mandioca
  • 2 cucharadas de semillas de anís
  • 2 zanahorias crudas, ralladas.
  • 1 vaso de pasas de uva sin semilla
  • Ralladura de cáscara de una naranja 
  •  1 vaso de miel de abejas 
  • 20 grs. de levadura de cerveza granulada, instantánea natural.
  • 1/4 vaso de aceite de girasol
  •  3 vasos de agua tibia
  •  Una pizca de sal marina
Modo de preparación:
Para formar la esponja, mezclar: Los 3 vasos de agua tibia, la miel, 1 vaso de harina común y la levadura de cerveza granulada. Dejar leudar mientras realizamos el resto de la receta.


Mezclar el resto de los ingredientes. Todas las harinas, la pizca de sal, las semillas de anís, las pasas de uva y la zanahoria cruda rallada.
Luego hacer un hueco en el medio, agregarle la esponja antes preparada junto con el 1/4 vaso de aceite de girasol y la ralladura de la cáscara de naranja.



Revolver bien y comenzar a amasar incorporando un poco de harina común hasta que se logre una masa que no sea pegajosa.
Dejar leudar por unos minutos y luego amasar un poco más. Dividir la masa en 3 ó 4 porciones (Dependiendo de los panes que queramos formar). Pero hay que tener en cuenta que el pan tiene que cocerse muy bien para ser saludable, así que si hacen panes más pequeños es mejor.
En este caso, tenía que presentar algo vistoso para un stand y por eso hice una trenza con la mitad de la masa y la dejé leudar en el horno previamente calentado.
Mientras que estás amasando y colocando los panes en los moldes para cocinar, puedes prender el horno y dejarlo calentar unos instantes, para luego poner a leudar en el horno los panes y no moverlos de allí.
Una vez que leudaron, se prende el horno a fuego medio o más cerca del mínimo. Y dejar que se cocinen entre 40 a 50 minutos o hasta que estén dorados por arriba. Una vez listos, notarás que cuando los sacas de los moldes o de la bandeja, si lo golpeas por abajo va a sonar como ahuecado.
Si quieres que no te haga mal, no te lo comas caliente, por más rico que sea. Siempre es mejor comer el pan al día siguiente de horneado.




El secreto para que esté brillante la cáscara consta en que al sacarlo del horno prepares en un vaso un par de cucharadas de azúcar integral, con un poquito de agua y le pases un pincel por arriba.
¡Listo! Esa es toda la ciencia. Es un rico pan para disfrutar en el desayuno o la cena.
Deseo de corazón que te sirva esta receta. ¡Éxitos!

lunes, 22 de agosto de 2011

Tarta de manzanas

Quiero compartir una receta dulce, que es sencilla de hacer, es sabrosa y saludable. 
Personalmente me gustan mucho las manzanas, principalmente aquellas que están jugosas y en su punto justo. Pero ya he encontrado muchas personas que gustan de las manzanas arenosas...
Pero en fin, si eres de aquellas personas que no te gustan las manzanas arenosas, o si las manzanas están un poco feas y no sabes que hacer con ellas, acá va la receta.


Ingredientes para la masa:
1 taza de harina de trigo
1 taza de harina integral
1 taza de harina de avena
2 cucharadas de harina de algarroba
1 taza de agua tibia
¼ taza de aceite (o ½ taza)
Sal marina a gusto

Modo de preparación:

Mezclar las harinas. Licuar el agua tibia junto con la sal marina y el aceite y agregar la mezcla de harinas.



Amasar y dejar reposar unos 15 minutos, tapando la masa
con un film para que no se seque.



Ingredientes para el relleno:


6 manzanas rojas 
4 o 5 cucharadas de almendras tostadas
½ vaso de pasas de uva
  ¼ vaso de coco rallado fino o grueso (para decorar)
2 cucharadas de almidón de mandioca (o yuca).


Preparación:
Pelar las manzanas, cortarlas en cubos y en una olla cocinarlas a fuego lento en su propio jugo.
Luego de cocidas apagar el fuego, colocar las pasas de uva y  las almendras picadas previamente tostadas. Agregarle las 2 cucharadas de almidón de mandioca y revolver bien.

Colocar el relleno sobre la masa ( a la masa le podemos dar previamente unos 10 minutos de horno, a fuego medio) y desparramar uniformemente con una cuchara. 


 Llevar al horno por unos 15 a 20 minutos, y al retirarla decorarla con el coco rallado.
Se puede comer caliente o fría. 

Este es un postre que cae muy bien, es sumamente sencillo y por casa no dura mucho... Pueden ver que apenas le pude sacar la foto a 3/4 de la tarta.
¡A disfrutarla!

jueves, 18 de agosto de 2011

Sustancias químicas de origen vegetal

Las sustancias químicas de origen vegetal (fitoquímicos) se encuentran en ciertos alimentos; no  son nutrientes, pero afectan a la salud y están provocando mucho revuelo en el mundo científico. Algunos sugieren que el descubrimiento de las vitaminas a principios del siglo XX fue la causa de la primera revolución alimentaria. A su vez, el descubrimiento de ciertas sustancias químicas anticancerígenas de origen vegetal está inaugurando la segunda edad de oro de la ciencia de la nutrición. A comienzos de la década de 1980 se fue descubriendo gradualmente, mediante numerosos estudios, que la gente que consume mucha fruta y verdura tiene menos riesgo de contraer cáncer. El Instituto Nacional del Cáncer de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos comenzó en ese momento a recomendar un mayor consumo de frutas y verduras, especialmente crucíferas: coles, repollos, repollos de bruselas, coliflores, nabos, rábanos y rabanitos. (Estas verduras capaces de combatir el cáncer reciben en nombre genérico de "crucíferas", porque sus flores se parecen a cruces.)
Numerosos estudios han puesto en evidencia cuán potentes son ciertas sustancias químicas de origen vegetal para combatir el cáncer y otras enfermedades. Lo primero que se estudió fue los pigmentos que les dan a estas plantas sus colores característicos. El pigmento vegetal más conocido es el betacaroteno, uno de los más de quinientos miembros de la familia de los carotenos, muchos de los cuales se ha descubierto que combaten enérgicamente esa enfermedad. 


Otras sustancias químicas de origen vegetal y los alimentos en que se encuentran son:


Ácido cítrico: algunas verduras, naranjas, mandarinas, limones, pomelos.
Aliáceas: cebollas, cebollas de verdeo y ajos.
Azufre: las crucíferas.
Flavonoides: la mayor parte de las frutas y las verduras.
Glucosa: las crucíferas.
Ácido glicetínico: orozuz, regaliz.
Hexafosfato de inositol: porotos soja y cereales.
Isoflavones: porotos soja.
Isotiocianatos, tiocianatos: crucíferas.
Linácea: linaza, semillas de lino.
Limonina: frutas cítricas.
Fenoles: La mayor parte de las frutas y verduras.
Esteroles vegetales: Las verduras; también el poroto soja.
Inhibidores de la proteasa: La mayor parte de los vegetales, especialmente las semillas y las legumbres, como ser los porotos soja.
Saponinas: Vegetales, particularmente los porotos soja.




Muchas de estas sustancias químicas de origen vegetal contienen diversos componentes. Pero ejemplo, los isoflavones, tal vez los mejores anticancerígenos, contienen a la vez "equol", una sustancia antiestrógena, y genistina. Estas dos sustancias, al actuar juntas, nos protegen de una cantidad de tipos de cáncer, entre ellos de mama, colon, pulmón, próstata, piel y leucemia. Los porotos soja constituyen el único alimento que contiene cantidades importantes de isoflavones.


Al tocar el tema de los porotos de soja, reconocemos que pocos alimentos revisten una importancia tan grande. Tienen un alto contenido  de fibra (celulosa) y son ricos en proteína de alta calidad, calcio, hierro, zinc, y muchas de las vitaminas del grupo B. Tienen un índice bastante alto de sustancias grasas, si se los compara con otros vegetales, pero son grasas no saturadas,  y su nivel es inferior a la de la mayor parte de los alimentos de origen animal. Alrededor del 50% de las sustancias grasas que se encuentran en el poroto soja están formadas por ácido linoléico, una grasa poliinsaturadas. Como ocurre con todos los vegetales, los porotos soja no contienen colesterol. Las nuevas informaciones nos indican que son ricos en sustancias químicas de origen vegetal (que combaten el cáncer), y están en mejores condiciones de bajar el índice de colesterol en la sangre que el salvado de avena.


Los estudios realizados ponen de manifiesto que toda la fibra que se encuentra en los alimentos desacelera la entrada de glucosa en el torrente sanguíneo y logra que las células sean más sensibles a la insulina, y de ese modo contribuyen a controlar la diabetes
Un estudio practicado en la Universidad de Texas demostró que los seres humanos que obtienen su proteína de la carne y de los productos de granja pierden 50% más de calcio que los que la obtienen solamente del poroto soja. Esto no sugiere que el poroto también nos puede proteger de la osteosporosis. El alto consumo de proteínas puede dañar los riñones. Un estudio practicado en Inglaterra reveló que el índice de filtración (una prueba para ver cuánto tienen que trabajar los riñones para eliminar productos de desecho como el amoníaco) fue el 16% más alto después de una comida con carne que después de otra compuesta por poroto soja. Otros estudios enseñan que tanto los cálculos biliares como los renales equivalen al doble entre los consumidores de carne que entre los vegetarianos. Los beneficios para la salud de la alimentación basada en verduras y en porotos soja en especial son cada vez más evidentes.
Fuente: Dr William Dysinger, Vida Saludable, Asociación Casa Editora Sudamericana, pág. 55 - 58

lunes, 1 de agosto de 2011

Un delicioso y nutritivo sustituto del queso rallado

Te comparto una receta simple, nutritiva y deliciosa para sustituir el queso parmesano o queso de rallar. No solamente tiene un excelente sabor sino que también aporta calcio, proteínas, vitaminas y minerales en cantidades incluso superiores a las del propio queso.

Los ingredientes de la receta:

Almendras:
Poseen un elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico)
Contienen cantidades significativas de vitamina E (24 mg.)
Son muy energéticas y una buena fuente de fibra.
Las almendras son una de las fuentes no animales más ricas en Calcio.
Ayudan a disminuir el Colesterol.

(Más información sobre las almendras.)

Levadura de cerveza:
Tiene un altísimo contenido en proteínas y además estas tienen un alto valor biológico ya que tienen todos los aminoácidos esenciales con lo cual es ideal como complemento para las dietas vegetarianas.
El alto contenido en Hierro de la levadura de cerveza la hacen indispensables en personas anémicas.
Son una fuente increíble de vitamina B con lo cual la gente nerviosa se beneficia mucho de este alimento.
Su alto contenido en Cromo lo hace indicado en diabéticos y obesos.
En embarazos es muy recomendable por su alto contenido en ácido fólico.

(Más información sobre la levadura de cerveza.)

Semillas de sésamo o ajonjolí:
Aconsejable durante el embarazo y la menopausia por su gran aporte en Calcio.
Colabora a la mejoría ante la rigidez de las articulaciones.
Las semillas de sésamo se recomiendan en periodos de debilidad o anemia por su contenido en Hierro.
Previene la infertilidad masculina por su aporte en Zinc.
Su aporte en lecitina (supera en cantidad a la soja) ayuda a reducir y controlar los niveles de colesterol.
Las semillas de sésamo están muy equilibradas a nivel de Sodio y Potasio, con lo cual nos ayudan a tener un buen equilibrio hídrico.

(Más información sobre las semillas de sésamo)

Receta

15 almendras tostadas
5 cucharadas de levadura de cerveza en escamas
2 ó 3 cucharadas de semillas de sésamo tostadas 
Una pizca de sal marina



Tostar unos pocos minutos las almendras y las semillas de sésamo o ajonjolí
 en una sartén. Una vez tostadas rallar las almendras con un rallador fino.


Incorporar a las almendras ralladas, las semillas de sésamo,
la levadura de cerveza y una pizca de sal marina (a gusto).


Una vez mezclados todos los ingredientes ya se encuentra listo
 para incorporarlo a las diferentes comidas. Se lo puede
 guardar en frasco de vidrio en la heladera.


Esta receta es ideal para poner por arriba
de las pastas y de las ensaladas crudas.

Otra idea: También se puede usar para saborizar  el relleno de empanadas, tartas o canelones. Con la salvedad de que al relleno generalmente no le incorporo las semillas
de sésamo y las uso en la preparación de las tapas de empanada, o como decoración de una tarta.
Es mi deseo que puedas disfrutar de esta preparación sencilla y práctica, que traerá sabor y salud a tu mesa.