lunes, 20 de junio de 2011

Las dioxinas

Su mala reputación se consolidó a raíz de las campañas de defoliación en Vietnam y del accidente de Seveso. Estos compuestos indeseables continúan en su apogeo con los pollos y los cerdos: ¿Están los temores a la altura de los riesgos?


Según kees Ollie, profesor de la universidad de Amsterdam y descubridor en 1976 de la presencia de dioxinas en las emisiones de una incineradora municipal: "El problema está en los residuos y son difíciles de eliminar. Generalmente sale más barato abandonarlos sin un control riguroso"


Procedencia


Las dioxinas proceden de las incinaredoras de basuras y de algunas industrias, pasan al medio ambiente y penetran en la cadena alimentaria a través de los pastos y el agua.
Se acumulan en los tejidos grasos de los animales y en la grasa de la leche, de modo que las personas que consumen dietas ricas en grasas están especialmente expuestos a la acción tóxica de las dioxinas.


Efectos sobre la salud humana


La exposición breve a concentraciones elevadas de dioxina, como la que se predujo en Seveso (Italia) en 1976, provoca lesiones cutáneas -cloracné en particular- y alteraciones de la función hepática.
La exposición prolongada trastorna las funciones del sistema inmunitario, perturba el desarrollo del sistema nervioso en los niños y origina alteraciones del sistema endocrino y de la función reproductora.
En 1997, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, dependiente de la OMS, con sede en Lyón (Francia) clasificó a la dioxina más corriente, la tetraclorodibenzodioxina, como "sustancia de acción cancerígena humana conocida".


Un informe de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, difundido en el año 2000, indicaba que las personas que ingerían grandes cantidades de grasas y productos lácteos tenían riesgo del 1% de presentar un cáncer provocado por las dioxinas, riesgo que se calculó anteriormente en el 1 por mil.


Ese aumento del riesgo ya había sido señalado por los espertos de la OMS en 1998 en una reunión consultiva. Calcularon que la IDA (ingesta diaria admisible) debía ser de 1-4 picogramos por kg de peso corporal, en lugar de los 10 picogramos fijados con anterioridad. Por su parte, la Unión Europea ha fijado esa dosis en 1 picogramo por kg de peso corporal (1 picogramo es una billonésima de gramo: 0,000000000001 g)


Prevención
Existen dos tipos de medidas:


  1. Aplicadas por las autoridades: Vigilancia de las fuentes de dioxinas y de los lugares de almacenamiento de los aceites industriales ricos en dioxinas. Estos fueron el origen en 1999 de la presencia de dioxinas en la carne de aves de corral y en productos derivados. Sin embargo, la mayor fuente medioambiental de dioxinas son los humos de las incineradoras. La incineración tiene que alcanzar temperaturas de 1000ºC o más para destruir las dioxinas y existen incineradoras que no llegan a producir temperaturas tan altas.
  2. De índole personal: Restringir la presencia de grasas en la alimentación, siguiendo un régimen equilibrado que comprenda cantidades suficientes de frutas, verduras y cereales.

Fuente: Dr. José A. Valtueña, Enciclopedia de la Ecología y la Salud. Editorial Safeliz, pág.166

martes, 7 de junio de 2011

Charlas de salud en Posadas, Misiones, Argentina



curiosidadesnutritivas.com ayudando a la comunidad.
Si eres de Posadas, te invitamos a participar de unas charlas de salud con temas que te ayudarán a mejorar tu estilo de vida.


 Fecha: Desde el miércoles 8  hasta el viernes 10 de Junio.
Lugar: Junín 1760
Horario: 20:00