lunes, 6 de diciembre de 2010

Cómo las decisiones sobre alimentación combaten el cáncer


Elegir una alimentación basada en alimentos derivados de las plantas como frutas, vegetales, legumbres y granos es una manera sencilla de disminuir su riesgo de desarrollar cáncer y fortalecer su sistema inmunológico. Los alimentos derivados de las plantas son ricos en vitaminas, minerales y en compuestos que combaten el cáncer, tales como los antioxidantes, los fitoquímicos y la fibra. Estos compuestos ayudan a evitar que el cáncer se desarrolle, y a combatirlo una vez diagnosticado. El consumo de una dieta basada en vegetales, es también eficaz para prevenir la diabetes, ya que regula los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a controlar el peso. Se ha demostrado también, que este tipo de alimentación disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta y de otras enfermedades serias.


El Sobrepeso y el Cáncer
Mantener un peso apropiado es importante por muchas razones, por ejemplo: disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardíacas y de diabetes, y las personas delgadas son menos propensas a desarrollar cáncer. Disminuir el exceso de peso también puede mejorar las posibilidades de la supervivencia después de que se ha diagnosticado el cáncer. La gente que tiene sobrepeso esta más propensa a tener un sistema inmunológico débil y a sufrir de infecciones recurrentes. A un sistema inmunológico débil se le hace más difícil combatir las células cancerosas que pueden presentarse. Éstas se presentan en todos nosotros de vez en cuando, y nuestro sistema inmunológico se encarga de destruirlas antes de que se desarrollen y se conviertan realmente en un cáncer fulminante. Lo primero que debemos hacer para mantener un peso apropiado es el no enfocarnos en cuánto comemos, sino en qué comemos. Las personas que intentan perder peso, por lo general, dejan de comer con regularidad y consumen porciones pequeñas de alimentos. Pero, al hacer esto, aun durante pocas semanas, disminuyen la velocidad con que su cuerpo quema calorías, haciendo más difícil la pérdida de peso. El consumo de porciones pequeñas de alimentos puede hacer que el hambre nos descontrole, que comamos en exceso en algunas ocasiones todo ello provocará que bajemos y subamos de peso constantemente. Es por esto, que debemos tratar de consumir alimentos saludables que son naturalmente modestos en calorías, bajos en grasa, y ricos en fibra que lo mantiene satisfecho. El mejor consejo a seguir es preparar un menú rico en granos integrales, vegetales, legumbres, y frutas; y tratar de minimizar el uso de aceites vegetales. Las comidas basadas en estos alimentos son muy nutritivas y satisfacen el apetito.

La Fibra Ayuda a Combatir el Cáncer
La fibra se encuentra solamente en los alimentos derivados de plantas, como los frijoles, las frutas, los granos integrales, las nueces, y las semillas. El alto consumo las verduras de fibra disminuye las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente el cáncer colo-rectal. La fibra también ayuda a limpiar su cuerpo de toxinas dañinas y del exceso de hormonas, baja el colesterol, y ayuda a controlar el peso.
Hay dos tipos de fibra: insoluble y soluble, ambas se encuentran en distintas proporciones en los alimentos derivados de las plantas

La fibra de tipo soluble se puede encontrar en guisantes, frijoles, fruta, y avena. Este tipo de fibra ayuda a saciar nuestra hambre y se ha demostrado que ayuda a mantener bajos los niveles del colesterol y azúcar en nuestro cuerpo.

A la fibra de tipo insoluble se le conoce como “alimento poco digerible,” y se encuentra en vegetales, frutas, productos de trigo integral, y cereales hechos del salvado o del trigo integral. Este tipo de fibra ayuda a limpiar el sistema digestivo.

Fruta y Vegetales
Al aumentar su consumo de frutas y vegetales a siete o más porciones al día, está disminuyendo considerablemente su riesgo de desarrollar el cáncer y otra serie de enfermedades. Las frutas y los vegetales son bajos en grasa, altos en fibra, y ricos en antioxidantes que combaten el cáncer. Entre los antioxidantes más importantes está el beta-caroteno, que se encuentra en zanahorias y otros alimentos de color naranja, y el licopeno, que se encuentra en el tomate, y la sandía.



Este artículo fue extraído de: "Una guía para ayudar a combatir el cáncer"
Entra a www.cancerprojet.org, ahí vas a encontrar mucha información.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Lily!! No sabés lo bien que me hizo leerlo, yo estaba preocupada porque no bajaba de peso, ahora voy a tener más paciencia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que este artículo te fue de utilidad! Me alegra mucho!
    Lo importante es ir haciendo lo mejor que se puede y todo va a ir mejorando. Un abrazo!

    ResponderEliminar