jueves, 9 de diciembre de 2010

Cómo mejorar la memoria (Segunda Parte)

Frutas ricas en antocianinas
Los arándanos, las moras, las aceitunas negras, las grosellas y las fresas son ricas en antocianinas, pigmentos vegetales de color azulado o rojizo. Las antocianinas son flavonoides polifenólicos de fuerte acción antioxidante Un estudio realizado en la Universidad de Barcelona (España) ha comprobado que estos pigmentos vegetales atraviesan la barrera hematoencefálica y entran dentro de las neuronas, específicamente en las partes del cerebro relacionadas con el aprendizaje y con la memoria. En las neuronas, las antocianinas de los arándanos y de otros frutos de color azulado o rojizo regeneran los delicados mecanismos bioquímicos que sirven de soporte a la memoria, gracias a su acción antioxidante y neuroprotectora.

Alimentos con hidratos de carbono de índice glucémico bajo

Pertenecen a este grupo el muesli y otros preparados a base de cereales integrales, el plátano (banana) y los tubérculos como la yuca (mandioca). A lo largo de las 3 o 4 horas que dura su digestión, proporcionan un nivel bastante constante de glucosa en la sangre, lo que mejora el rendimiento cerebral.
Resulta especialmente beneficioso comer este tipo de alimentos en el desayuno, para evitar el decaimiento que suele producirse a mediodía debido a la bajada en el nivel de glucosa. Un nivel bajo de glucosa en el cerebro enlentece la síntesis de acetilcolina en las neuronas, uno de los principales neurotrasmisores, necesario para la memoria y las otras funciones cognitivas.

Ácidos grasos Omega -3


Un estudio realizado en la Universidad de Siena (Italia) muestra que los suplementos de Omega -3 tomados durante 35 días, mejoran la atención, la memoria y las funciones intelectuales en sujetos sanos. Este efecto es debido a que estos ácidos grasos favorecen la estabilidad de las membranas celulares de las neuronas y la transmisión de los impulsos nerviosos entre las sinapsis.


Las mejores fuentes alimentarias de los ácidos grasos Omega -3 (de origen vegetal) son las semillas de lino, las nueces y la soja.

Antioxidantes contra el Alzheimer y Parkinson


El consumo de antioxidantes protege contra las enfermedades degenerativas del cerebro, tales como el Alzheimer y el Parkinson. Pero no basta con tomarlos durante una temporada, sino que deben tomarse durante décadas.
Por eso, los estudios realizados no encuentran beneficios en la toma ocasional de suplementos antioxidantes. Por el contrario, el seguir una dieta rica en antioxidantes naturales durante las primeras cinco décadas de la vida, si que resulta eficaz en la prevención de las degeneraciones cerebrales.

Las frutas y hortalizas de color más intenso, como las cerezas, fresas, granadas, arándanos y moras, son las que más antioxidantes naturales contienen.

Fuente: Dr. Jorge Pamplona Roger, Guía práctica para el cuidado del cuerpo, Asociación Casa Editora Sudamericana, pág. 80.

Licuado de frutas con semillas de lino (para 2 personas)
2 bananas
 10 cerezas
  1 durazno
2 cucharadas de lino
½ vaso de agua
Modo de preparación: Lavar bien las cerezas y el durazno, quitarles el carozo, poner todos los ingredientes en la licuadora y procesarlos. Beber en el momento.

Puedes colocar otras clases de frutas. Lo importante es que las semillas de lino queden trituradas, porque de lo contrario no se asimilan bien los nutrientes que poseen.

Come frutas. Aprovecha las frutas de cada estación.
¡Las frutas traerán grandes beneficios a tu organismo!

"Para conservar la salud, la fruta y las hortalizas frescas tienen que constituir la parte fundamental de nuestra alimentación" Mahatma Gandhi


El coco



Propio de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico, su cultivo se ha extendido por Centroamérica, el Caribe y África tropical. Los tipos de cocoteros se clasifican en gigantes, enanos e híbridos y, dentro de cada grupo, existe un gran número de variedades.
El coco es un fruto muy aromático y de sabor intenso y agradable. Teniendo en cuenta sus propiedades nutritivas, su consumo ocasional y en cantidades moderadas, se considera adecuado para todos los segmentos de la población sana: niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores.
Es muy rico en sales minerales que participan en la mineralización de los huesos (magnesio, fósforo, calcio) y en cuanto a otras sustancias beneficiosas que aporta, destaca su contenido de fibra, que le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en la sangre) en la persona que tiene diabetes. Por su alto valor energético, deben moderar su consumo las personas que tienen exceso de peso y por su elevado aporte de potasio, no se aconseja a quienes tienen insuficiencia renal y requieren de una dieta controlada en dicho mineral. Sin embargo, quienes toman diuréticos y las personas con bulimia se beneficiarán de su consumo, ya que en el coco abunda dicho mineral.



Algunas recetas con coco


Leche de coco
1/3 taza de coco rallado
1 taza de agua
1 pizca de sal marina
Miel a gusto
Preparación: Licuar todos los ingredientes y colarlos  utilizando un paño fino. El residuo de coco se puede usar para hacer galletitas, bollitos o tortas.



Copa de coco y zanahoria
1 taza de leche de coco
1 taza de jugo de zanahoria (obtenido por centrifugación)
1 ramita de menta fresca
Preparación: Licuar la leche de coco y el jugo de zanahoria hasta obtener una bebida de textura suave. Servir con una ramita de menta fresca.

Galletitas de banana y coco
4 bananas maduras pisadas
¾ tazas de miel de caña
2 tazas de avena
1 taza de coco rallado
½ taza de harina blanca
¼ taza de germen de trigo
1/3 taza de aceite
½ cucharadita de sal
1 o 2 cucharaditas de esencia de vainilla natural
1 cucharada de levadura en polvo (leudado biológico)
Preparación: Derretir la miel de caña y agregar el aceite y las harinas  previamente mezcladas. Luego añadir el puré de banana y la esencia de vainilla, mezclar bien y dejar descansar de 15 a 20 minutos. Aceitar una placa y disponer en ella la masa por cucharadas. Dejar levar en horno tibio. Hornear a temperatura moderada durante unos 25 minutos o hasta que estén doradas.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Cómo las decisiones sobre alimentación combaten el cáncer


Elegir una alimentación basada en alimentos derivados de las plantas como frutas, vegetales, legumbres y granos es una manera sencilla de disminuir su riesgo de desarrollar cáncer y fortalecer su sistema inmunológico. Los alimentos derivados de las plantas son ricos en vitaminas, minerales y en compuestos que combaten el cáncer, tales como los antioxidantes, los fitoquímicos y la fibra. Estos compuestos ayudan a evitar que el cáncer se desarrolle, y a combatirlo una vez diagnosticado. El consumo de una dieta basada en vegetales, es también eficaz para prevenir la diabetes, ya que regula los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a controlar el peso. Se ha demostrado también, que este tipo de alimentación disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta y de otras enfermedades serias.


El Sobrepeso y el Cáncer
Mantener un peso apropiado es importante por muchas razones, por ejemplo: disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardíacas y de diabetes, y las personas delgadas son menos propensas a desarrollar cáncer. Disminuir el exceso de peso también puede mejorar las posibilidades de la supervivencia después de que se ha diagnosticado el cáncer. La gente que tiene sobrepeso esta más propensa a tener un sistema inmunológico débil y a sufrir de infecciones recurrentes. A un sistema inmunológico débil se le hace más difícil combatir las células cancerosas que pueden presentarse. Éstas se presentan en todos nosotros de vez en cuando, y nuestro sistema inmunológico se encarga de destruirlas antes de que se desarrollen y se conviertan realmente en un cáncer fulminante. Lo primero que debemos hacer para mantener un peso apropiado es el no enfocarnos en cuánto comemos, sino en qué comemos. Las personas que intentan perder peso, por lo general, dejan de comer con regularidad y consumen porciones pequeñas de alimentos. Pero, al hacer esto, aun durante pocas semanas, disminuyen la velocidad con que su cuerpo quema calorías, haciendo más difícil la pérdida de peso. El consumo de porciones pequeñas de alimentos puede hacer que el hambre nos descontrole, que comamos en exceso en algunas ocasiones todo ello provocará que bajemos y subamos de peso constantemente. Es por esto, que debemos tratar de consumir alimentos saludables que son naturalmente modestos en calorías, bajos en grasa, y ricos en fibra que lo mantiene satisfecho. El mejor consejo a seguir es preparar un menú rico en granos integrales, vegetales, legumbres, y frutas; y tratar de minimizar el uso de aceites vegetales. Las comidas basadas en estos alimentos son muy nutritivas y satisfacen el apetito.

La Fibra Ayuda a Combatir el Cáncer
La fibra se encuentra solamente en los alimentos derivados de plantas, como los frijoles, las frutas, los granos integrales, las nueces, y las semillas. El alto consumo las verduras de fibra disminuye las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente el cáncer colo-rectal. La fibra también ayuda a limpiar su cuerpo de toxinas dañinas y del exceso de hormonas, baja el colesterol, y ayuda a controlar el peso.
Hay dos tipos de fibra: insoluble y soluble, ambas se encuentran en distintas proporciones en los alimentos derivados de las plantas

La fibra de tipo soluble se puede encontrar en guisantes, frijoles, fruta, y avena. Este tipo de fibra ayuda a saciar nuestra hambre y se ha demostrado que ayuda a mantener bajos los niveles del colesterol y azúcar en nuestro cuerpo.

A la fibra de tipo insoluble se le conoce como “alimento poco digerible,” y se encuentra en vegetales, frutas, productos de trigo integral, y cereales hechos del salvado o del trigo integral. Este tipo de fibra ayuda a limpiar el sistema digestivo.

Fruta y Vegetales
Al aumentar su consumo de frutas y vegetales a siete o más porciones al día, está disminuyendo considerablemente su riesgo de desarrollar el cáncer y otra serie de enfermedades. Las frutas y los vegetales son bajos en grasa, altos en fibra, y ricos en antioxidantes que combaten el cáncer. Entre los antioxidantes más importantes está el beta-caroteno, que se encuentra en zanahorias y otros alimentos de color naranja, y el licopeno, que se encuentra en el tomate, y la sandía.



Este artículo fue extraído de: "Una guía para ayudar a combatir el cáncer"
Entra a www.cancerprojet.org, ahí vas a encontrar mucha información.